Saltar al contenido
HISTORIAS

EL CUERO

El cuero es una criatura que vive en casi todas partes donde hay agua (no importa si es dulce o salado). Sin embargo, su hábitat preferido es en pequeños arroyos o lagunas oscuras.

Su forma es justamente la de un «cuero de vacuno», por eso los indígenas le dieron ese nombre. En uno de los extremos de su cuerpo, posee unas fuertes, afiladas y largas garras.

Realmente hay pocas personas que hayan podido describir con precisión su cabeza, ya que se dice que está cubierta por algún tipo de tentáculo que conduce a dos puntos rojos que se cree que son ni más ni menos. Ojos de la bestia.

Por otro lado, un elemento que es constante en cada versión de esta historia es que tiene una boca en el medio de su cuerpo que puede aspirar la sangre de sus víctimas a través de la piel.

Además, puede nadar sobre el agua, por lo que prácticamente ningún animal o persona está protegida contra ataques.

Uno de los poderes más conocidos del Cuero es el poder dominar el agua a su antojo. Él puede hacer subir o bajar la crecida del río, con tan sólo desearlo. También, tiene la capacidad de hipnotizar a sus víctimas, para que éstas permanezcan inmóviles durante su ataque.

Por el momento recuerdo la historia de una joven lavando ropa a orillas de un río tranquilo. La niña estaba tan distraída durante sus actividades que no se dio cuenta de que el cuero se acercaba lentamente a ella.

La bestia esperó el preciso instante en el que la joven metió una de sus manos al agua, para jalarla y succionarle toda la sangre en cuestión de segundos.

Al día siguiente, el cuerpo sin vida de la chica fue encontrada por los moradores de aquella región chilena.

Continuando con los aspectos mágicos de estas leyendas, no podemos dejar de mencionar el hecho de que la única manera de estar seguros de que el Cuero jamás te atacará es acercarte a un Machi.

Estos individuos utilizan un conjuro especial para atraer a la criatura lejos del agua. Una vez que la bestia se encuentra en tierra firme, el hechicero le tira unas ramas de «calafate«, un arbusto de la región andina que se caracteriza por tener unas ramas extremadamente duras.

El engaño consiste en hacerle creer al cuero que ha atrapado a una gran presa. Más al momento en el que éste se dispone a atacarla, las ramas llenas de espinas, se le entierran por dentro, causándole una muerte lenta y dolorosa. Así termina esta leyenda que se originó en el sur de Chile.

EL CUERO - LEYENDAS CHILENAS
EL CUERO