Saltar al contenido
HISTORIAS

EL HOSPITAL DEL TÓRAX

el hospital del tórax

Dicen que los espíritus y otros seres del más allá a menudo aparecen en este lugar. Uno de los casos más discutidos de este tipo de leyenda urbana fue el de la enfermera Wilma Huañapaco, que había cambiado dos veces de turno el 4 de agosto en el hospital del tórax.

El reloj marcaba las 1:55 am y estaba preparando los documentos de los pacientes que estaba atendiendo para entregarlos al gerente del siguiente turno cuando sintió que la atmósfera se estaba volviendo extremadamente densa.

A su cuerpo lo invadió una sensación de tremenda pesadez. Era como si algo la estuviera deteniendo en la silla. Inclusive, otras de sus funciones corporales como el habla, el olfato, el oído y la vista también se vieron afectadas.

Giró la cabeza hacia atrás como pudo y miró la silueta de un hombre alto envuelto en una extraña luz verde. Luego la figura desapareció y Huañapaco pudo continuar como si nada hubiera pasado.

Ella afirma que no se trató de ninguna alucinación, ya que estuvo despierta en todo momento, principalmente porque una enfermera no puede dormir cuando hay muchos pacientes enfermos a los que atender.

Por otro lado, también refirió que este tipo de experiencias extrasensoriales han sido parte de su vida desde su infancia, ya que a muy temprana edad era capaz de percibir la presencia de espíritus.

Lo cierto es que, en ese nosocomio, no es el único caso que se ha reportado, puesto que hay informes en los que se asevera que algunos camilleros también han visto fantasmas de todo tipo, principalmente a un hombre que camina por los pasillos de urgencias. Su seña particular es que no tiene cabeza.

Vale la pena mencionar que el Hospital del Tórax (algunos lo conocen con el nombre de Hospital General» se ubica muy cerca de la morgue. Esto tal vez pueda explicar el motivo por el que los fantasmas acuden a él con cierta frecuencia.

EL HOSPITAL DEL TÓRAX - leyendas de bolivia
EL HOSPITAL DEL TÓRAX