Saltar al contenido
HISTORIAS

HISTORIAS DE TERROR REALES

historias de terror

1. La señora de los besitos.

«Cuando tenía 4 ó 5 años en un baño de mi casa veía a una señora, «la señora de los besitos», y le platicaba a mis papás de ella.

Mi mamá pensaba que era una historia que me contaba mi papá y viceversa, hasta que se les ocurrió preguntar uno al otro qué onda con ese cuento, sólo para orinarse de miedo al enterarse que no era invento de ninguno de ellos.

Por cierto, cuando llegaron a esa casa mi mamá se sacó de onda porque atrás de TODAS las puertas de la casa había una postal católica o un crucifijo.

La «señora de los besitos» tenía el cabello largo y oscuro y usaba un vestido largo, afortunadamente no me acuerdo de ella pero ese baño siempre me dio pánico y la casa en general era rarísima, siempre pasaban cosas muy extrañas.»

2. Mi hermano quiere jugar.

«Cuando tenía unos 8 años, me gustaba mucho jugar con Mega Blocks; armaba grandes torres, para luego derrumbarlas. Una de esas veces, ya habiendo tirado otra de mis torres, me aburrí de estar en mi cuarto y fui a pedirle permiso a mi mamá para salir a jugar.

Ella me dijo que me dejaría una vez que recogiera los bloques que había dejado en el piso, entonces yo me giré para regresar a mi cuarto, pero me detuve porque mi hermano, de 5 años estaba en mi cuarto, recogiendo los juguetes por mí.

Había encendido la luz, estaba callado y se veía muy concentrado en lo que hacía. Volteé con mi mamá otra vez, y le dije, «Ah, mi hermano ya lo está haciendo por mí,» a lo que ella se asomó, observó mi puerta muy desconcertada por un par de segundos, y dijo: «Ahí no hay nadie. Tu hermano está afuera, jugando.» Volví a mi cuarto y vi que, en efecto, no había nadie; ahora la luz estaba apagada, y los juguetes seguían en el suelo. Sí se me hizo extraño, pero decidí ignorarlo, recoger y simplemente salir…»

3. El muerto vino de visita.

«La parálisis del sueño es algo que me sucede desde los 14,por lo general solo era la sensación de no poderme mover y estar consciente al respecto.
Una de tantas veces pude escuchar como alguien entró a mi cuarto y comenzó a abrazarme hasta lastimarme la espalda.

Me asusté mucho porque eso no era «normal» dentro de lo que ya me había pasado antes. Empecé a tratar de soltarme pero mientras lo intentaba sentía como, lo que sea que estaba ahí, se enojaba y me gruñía. Cuando al fin pude moverme, sentí un escalofrío en todo mi cuerpo y me dolía muchísimo la espalda. Aún tengo parálisis del sueño y no he tenido una experiencia igual a esa, sigo tratando de entender qué sucedió esa ocasión…»

4. El perro juguetón.

«La noche del sábado pasado desperté en la madrugada porque mi perrito se había subido a mi cama y me estaba lamiendo la cara, me lamía y hacía sonidos de lamentos, de tristeza como cuando pide comida o algo así . Le dije: «¿qué quieres, mi chiquito?» Pero al encender la lámpara de noche, me di cuenta que mi perrito no estaba en mi cuarto. Mi perrito dormía muy placenteramente en su camita, en la cocina…»

5. El niño y el tren.

«Hace unas semanas, unas amigas, nuestros hijos y yo, estuvimos a punto de tener un accidente de auto en las vías del tren que pasa cerca de mi casa. Pasado el susto unas semanas después, caminaba por la calle principal de mi colonia mientras enviaba notas de voz por WhatsApp a esas amigas, en ese momento iba pasando el tren.

Me dio por escuchar lo que les había enviado y claramente se escucha un niño gritando momentos antes de que pite el tren en dos ocasiones diferentes, y en ambas se escucha justo antes de que lo haga, como advirtiendo. No había ningún niño alrededor de la calle en ese momento…»

6. El bebé que no dejaba de llorar.

«Tuve mi tercer hijo y todo iba bien hasta que cumplió tres semanas de nacido. Empezó a vomitar mucho cada vez que le daba su leche. Paso una semana así y lo lleve al doctor quien le dio una medicina para controlar el problema. Regresamos a casa y me quedé despierta, preocupada y pensando mucho en mi bebé. Eran como las 2 a.m. y me puse lavar y secar ropa. De repente escuché niños llorando pero el bebé estaba en su cunita y en los cuartos de los niños, nada… todos bien dormidos. 

Regresé a la sala cuando lo escuché otra vez, y le pregunté a mi esposo, quien estaba en el mismo cuarto con el bebé que si había llorado el niño, él contestó que no. Me quedé entre el pasillo de la casa donde están los cuartos de los niños para ver qué estaba pasando. En eso escuché a una mujer llorando en la sala, lo hacía con mucha tristeza y desesperación. Me quedé totalmente fría y paralizada en el pasillo, pero algo dentro de mi me dijo que llevará al niño al hospital. 

Ya eran casi las 4 a.m. Me lo llevé y le hicieron exámenes pero cuando el doctor llegó con los resultados me dijo que tenían que llevarlo a otro hospital a hacerle un cirugía en la panza. Y que si hubiera esperado más tiempo él hubiera muerto. No sé qué estaba pasando en mi casa pero mi mamá dice que era un ángel avisándome…»

7. El monje chino.

«Cuando vivía en China, una vez me enoje muchísimo con mi ahora ex. Me salí de los departamentos donde viva y me fui a caminar a una montaña cercana que tenia una especie de templo en la parte más alta.

Siempre iba a ese lugar a olvidarme de todo, porque nunca había gente y la vista era hermosa. Ese día ya era de noche y no se veía nada, pero no sabia a dónde más ir a llorar, así que con la luz de mi celular recorrí toda la montaña hasta que llegue al templo.

Entre sueños escuché los pasos de alguien entrando al templo, y sentí como se sentó a mis pies en la misma banca y puso su mano en mis pies. Apenada me paré de golpe para disculparme por haberme dormido allí, pero al incorporarme no había nadie. Nunca he sentido tanto miedo y tanta paz al mismo tiempo. Después de contarle la historia a mis amigos chinos me dijeron que nadie subía allí por esa misma razón…»

8. Eran las 2:46 a.m.

«Desperté hace poco en medio de la noche. Todo estaba tranquilo, mis perros dormían y no entendí por qué me había despertado de repente. En ese momento vi una silueta parada junto a mi cama, no era una silueta negra como siempre se cuenta, ésta estaba hecha de pequeñas «grecas» que se movían formando una silueta humana. 

Parpadeé confundida, creí que eran mis ojos que se acababan de despertar, pero la silueta continuaba moviéndose por dentro.

Pasaron algunos minutos y la silueta no hacía nada más que mantenerse fija frente a mi, así que busqué mi celular para iluminar mejor y cuando lo encontré, la silueta ya había desaparecido.

Hasta la fecha no tengo la menor idea de qué fue lo que pasó, pero estoy segura de que estaba completamente despierta. Eran las 2:46 a.m…»

9. La Llorona.

«La casa de mis abuelos paternos no es muy grande, pero los patios sí lo eran, en especial el de atrás porque mis tenían una mini granja para uso personal. Detrás de eso estaba la construcción en obra negra de casa de una de mis tías y luego un plantío de magueyes de mi abuelo.

En esa zona tenía un baño viejito de madera, donde todo iba a dar a un riachuelo que pasa por atrás. Ahí estábamos mis primos, mis hermanos y yo, éramos como ocho personas de entre 7 y 16 años jugando entre los magueyes.

En eso me dieron ganas de hacer del baño, la puerta no cerraba bien así que mis primos estaban sosteniéndola, cuando estaba lista para salir del baño el ruido de risas y juegos se detuvo en seco por un grito aterrador. Me congelé, todos salieron corriendo y aún se oía ese horrible grito.

Cuando al fin pude moverme empujé la puerta para salir corriendo pero entré en pánico cuando vi que la puerta no abría por más que la empujara, no tenía pestillo ni nada pero no abría. 

Sólo habían pasado como 5 segundos y el grito seguía escuchándose, sentí un frío aterrador desde mi espalda que atravesó mi pecho y cubrió todo mi cuerpo mientras yo pegaba en la puerta, la empujaba y gritaba, pensé que me iba a morir ahí.

Cuando al fin pude abrir la puerta y salir corriendo llegué hasta el patio y encontré a todos mis primos pálidos, algunos lloraban pero yo sólo sentía un nudo en el pecho. 

Ese grito dejó de escucharse, nos asomamos al pasillo que nos llevaba hasta los magueyes y vimos una silueta blanca flotando en el arrollo, siguiendo el curso del agua.

El abuelo nos dijo más tarde que esa había sido La Llorona y que él ya la había visto y oído. Nos advirtió que no dejáramos que nos viera de frente o podríamos morir del susto. Nunca volvimos a jugar en esa zona…»

10. Una mano grande y rasposa

«Un día cuando tenía unos 16 años y estaba con mi familia terminando de cenar, todos se quedaron en el comedor pero yo quise subir a ver la tele. Cuando iba subiendo las escaleras sentí una mano enorme y rasposa que me jaló del tobillo e hizo que me cayera.

Grité y todos vinieron, yo estaba llorando como loca, mi papá buscó por todos lados y no había nada. Nos subimos al cuarto y de la puerta se veía hacía la calle, en la esquina vi una mujer joven con una bata blanca y con el cabello largo y rizado pero no se le veían los pies, era como si estuviera flotando.

Pegué un grito de terror, no sabía qué pasaba pero mi hermana mayor corrió, me abrazo y me dijo que ella también la había visto. Me quedé dormida llorando. 12 años después sigo subiendo las escaleras de mi casa corriendo…»

11. El abrazo final

«Cuando vivía en mi ciudad natal me mudé de casa unas cinco veces antes de terminar en un lugar permanente. Una de esas casas tenía dos pisos y yo era la única que dormía en el cuarto de abajo. Una noche mi perro empezó a ladrar y se metió corriendo a mi cuarto, le ladraba a la puerta y no se le quería acercar para nada, me saqué de onda y revisé, pero no había nadie, así que decidí dormir.

Momentos después me desperté sintiéndome incómoda, extraña y, sin motivo alguno, empecé a sentir mucho miedo. Me acurruqué de lado intentando dormir cuando, de pronto, sentí a alguien abrazándome y no podía moverme ni gritar. Sólo cerré los ojos muy fuerte y pensé en todos los rezos que me se hasta que me quedé dormida. Nunca supe quién me abrazó o que fue lo que pasó…»

12. El esposo fantasma

«Mi prima tuvo un bebé y a los pocos días su esposo tuvo que irse de viaje, así que mi hermana y yo fuimos a su casa para que no estuviera sola. Eran como las 9 de la noche, estábamos las tres viendo la tele en la habitación de arriba cuando empezamos a escuchar pasos en la planta de abajo. Alguien abría la puerta de la cocina y azotaba la puerta del baño. Pensamos que el esposo de mi prima había regresado antes, así que bajamos, pero no había nadie. Volvimos a la habitación pero seguimos escuchando los ruidos. Esperamos en silencio hasta que llegaron mis tíos y nunca supimos quien había sido…»

13. Un silbido aterrador

«Un día estaba haciendo tarea en la cocina en la madrugada cuando algo raro ocurrió. Escuché el grito de un señor, no entendí lo que dijo y pensé que tal vez era algún borracho de la calle así que lo ignoré. Pasó un rato y empecé a escuchar a lo lejos un silbido que entonaba una melodía que no había escuchado antes, lo volví a ignorar pensando que quizá venia de la calle o de la casa de mis vecinos, pero empecé a escucharlo cada vez más cerca.

Traté de no prestarle mucha atención, no era la primera vez que pasaban cosas rara en esa casa, pero el silbido se acercaba cada vez más. De pronto se detuvo y lo siguiente que escuché fue que abrieron la puerta para bajar las escaleras y unos pasos pesados como los de un hombre que traía botas.

Regresó el silencio y cuando me tranquilicé, escuché el mismo silbido cerca de mi oído y una mano estaba recargada en mi hombro, me paralicé del miedo que sentí y cuando reaccioné sólo pude llamar a mi papá que fue corriendo con preocupación hacia mi.

Le conté lo que había pasado y fue a inspeccionar la puerta conmigo, estaba abierta pero esa puerta nunca estaba abierta, la cerró y cuando íbamos bajando vio que en el escalón había una huella de un animal y me dijo que me fuera a dormir. Ya no he vuelto a escuchar ese silbido inolvidable, pero la mano me dejo un recuerdo, cada que volteo a mi hombro siento que la veo aunque sé que no es real…»

14. El hombre que intentó salvar a Lincoln

Aunque sabíamos exactamente lo que sucedió cuando Abraham Lincoln fue asesinado, y también sabíamos el nombre del asesino, sabemos muy poco acerca de aquellos que intentaron salvar al presidente. Henry Rathbone estaba con su esposa cuando falló la misión: no pudo salvar a Lincoln, lo que cambió su vida por completo.

Después de 18 años, Rathbone nunca se recuperó mentalmente y trató de matar a sus tres hijos. Cuando su esposa lo detuvo, él la apuñaló y luego intentó suicidarse. Cuando la policía lo encontró, el hombre repetía que alguien se escondía detrás de la imagen. Ha vivido en refugios toda su vida y cree firmemente que alguien necesitó envenenarlo a través de las paredes.

historias de terror reales - LINCON
El hombre que intentó salvar a Lincon-historias de terror reales

15. Los zombies del sífilis en las calles de Italia

En 1494, Italia era completamente diferente de lo que sabemos hoy. Brotes de sífilis a gran escala se han extendido por la ciudad, y la enfermedad no se ha ocultado vergonzosamente como lo fue unos años más tarde, pero ha sufrido frente a todos. 

La enfermedad hace que la piel de la cara de la persona, así como las extremidades y los genitales se desprendan. Desde un punto de vista estético, esto es realmente como una película de zombies. La gente murió en unos pocos meses y su piel quedó completamente destruida.

16. Herculano y el Vesubio

Cuando pensamos en el Monte Vesubio, pensamos automáticamente en Pompeya, quizás porque es una de las ciudades más importantes y ahora está enterrada en cenizas. Sin embargo, Herculano es una ciudad pequeña, más cercano al Vesubio, con peores consecuencias. 

Se dice que incluso algunos cráneos explotaron debido al calor concentrado y al magma que caía en la ciudad. Todos los elementos del inframundo durante la erupción del volcán deben estar allí.

17. La primera asesina serial

Lo creas o no, el primer registro de un asesinato en masa fue una mujer llamada Locusta en Roma, fue durante los tiempos pacíficos de esta ciudad. En el siglo primero, fue encarcelada por envenenamiento, pero Agripina le dio perdón después de ayudarla a asesinar al emperador Claudio. 

Poco después, lo mismo le sucedió a Nerón, quien también le dio un lugar para enseñar conocimientos de arte y convertirse en maestro. Sin embargo, cuando el emperador Garba la condenó y fue ejecutada públicamente, no pudo ser salvada.

18. Chucky realmente existió

La película «Juegos para niños» se basa en una historia real: una de las muñecas de los niños tiene un demonio. Robert (Robert) es una muñeca de tamaño natural, que pertenece al niño Gene Otto (Gene Otto). 

Aparentemente, un señor estaba enojado con su familia y hechizó a la muñeca. El niño comenzó a hablar con él y, para sorpresa de todos, recibió la respuesta. 

Sin embargo, pocas personas creen que Jean debe decir algo a los objetos en movimiento de la muñeca. Después de la muerte de Robert, pasó de su mano. Ahora está en un museo. Se dice que sucedió algo extraño.

19. La canción que mata personas

En la década de 1930, la canción «Melancholy Sunday» se hizo popular, pero luego se hizo popular gradualmente. Cuando la gente sabía que más de 18 personas (incluso 100 personas) se suicidaron en Budapest, se volvió aterradora. 

La tasa de suicidios en Hungría ha sido muy alta, esta canción es muy popular, no sorprende que los terroristas suicidas estén escuchando. Además, las letras deprimidas no son muy útiles para mejorar el estado de ánimo. Sin embargo, ella realmente se suicidó: el creador de la canción se suicidó porque los únicos golpes fueron estos desastres.

20. Los alpinistas desaparecidos

En 1959, un grupo de amigos fue de excursión y acampó en Rusia. Poco después, desaparecieron y dejaron la tienda vacía. Cuando se encontró el cuerpo, vestían muy poca ropa, sufrió heridas internas y el cuerpo estaba teñido de naranja. 

Aunque algunas personas perdieron la lengua y los ojos, sin signos de lucha. Hasta ahora, a pesar de varias teorías, no hay información sobre lo que podría sucederles.

22. Las cartas del observador

Puede recordar esta historia espeluznante porque apareció solo recientemente y mostró en varios medios. Después de recibir tres inquietantes cartas que se autodenominaban «observadores», una familia de Nueva Jersey exigió su antiguo dueño de casa, que estaba fascinado por la casa de estilo colonial de 1905 y sus nuevos ocupantes.

 La persona que escribió la carta elegida bastante espeluznante, llamando a los tres hijos de Derek y Maria Blodus «el joven linaje que me trajiste» y haciendo preguntas como «¿Sabes algo en la pared?» Pregunta? «(Puedes leer el texto completo aquí , historias de terror reales para leer).

HISTORIAS DE TERROR REALES - LA CARTA
Las cartas del observador-historias de terror reales

La demanda aún está en el tribunal y se encuentra después de que la familia Broaddus abandonó su hogar por temor a su seguridad. La razón es que el dueño anterior conocía al «observador» pero no les advirtió de antemano. La casa comenzó a venderse en febrero de 2015, pero después de que la historia comenzó a atraer la atención de los medios, el anuncio fue eliminado.

El mes pasado, el Broaddus hizo un gran trabajo. Como nadie estaba dispuesto a pagar un millón de dólares por tal casa, le pedí al comité de planificación que aprobara la demolición y la reemplazara por dos casas nuevas.

23. El ladrón de tumbas ruso

En este caso una foto –aunque sea tan borrosa como esta– dice mucho.

historias de terror reales - el ladron de tumbas rusas

Esta es solo una de las 29 «muñecas» hechas de cuerpos femeninos momificados que pueden recuperar de la casa de Anatoly Moskvin, de 45 años, descrita por la BBC como una promesa rusa. «Historiador local y explorador de cementerios» en Nizhny Novgorod. 

Cada títere está cubierto vestido, con sus manos y cara cubiertas con tela. Algunos están encaramados en muebles. En otros estantes. Uno de los cadáveres tenía la forma de un oso de peluche con una cabeza de felpa en el cuello.

The Mirror informó que los cuerpos eran cuerpos de niñas de tres a doce años que fueron robadas de docenas de tumbas.

Moskvin, que habla 13 idiomas, es llamado «genio» por algunas personas. También nombró los cuerpos de las momias y organizamos fiestas de cumpleaños para ellos. Moskvin también recopila la información más reciente sobre la vida de cada niña que desenterró e imprimió instrucciones sobre cómo hacer muñecas con restos humanos.

lo que el indico a la fiscalia rusa – historias de terror reales

Cuando sus padres lo encontraron por sorpresa, descubrieron sus actividades terroristas. Aunque fue arrestado en 2011, se lo consideró complicado para el juicio.

24. El incidente de la casa encantada

En agosto de 2006, justo antes del año en que se graduó de la escuela secundaria, un grupo de chicas condujo por Worthington, Ohio, su ciudad natal. Cuando decidieron visitar la «casa embrujada» que llamaban los niños locales, la aburrida noche se volverá aún más emocionante. La adolescente pensó que estaba abandonada. Lamentablemente, están completamente equivocados.

Allen S. Davis, prisionero de 41 años, vivía en su casa con su madre anciana. Esta no fue la primera vez que fue acosado por invitados no deseados: había frustrado varios robos en 2006. Cuando escuchó a la chica afuera, temí algunas balas de advertencia como antes. Pero esta vez, una bala cayó sobre la cabeza de Rachel Barezinsky, de 17 años.

Sobrevivió milagrosamente, y el caso posterior dividió a toda la comunidad. Algunas personas piensan que Davis puede tener algún tipo de enfermedad mental, pero aún tienen derecho a proteger su propiedad. Pero como Fox News informó en 2007:

La policía determinó que las chicas no entraron en la propiedad porque no fueron lo suficientemente lejos y no colocaron carteles claramente visibles. Davis dijo en varias entrevistas en la prisión que no tenía intención de dañar a nadie. Finalmente, se declaró culpable de dos palizas criminales para evitar una investigación interminable de su vida personal.

historias de terror reales

En 2009, la madre de Davis murió en su casa mientras cumplía 19 años de prisión en la prisión de su hijo. 

el año 2013, la familia de Barezinsky dijo que la joven «recuperó el 90%» de la lesión.

 En el mismo año del accidente , la «casa fantasma» fue comprada por nuevos propietarios en la casa de subastas, y estaban decididos a renovar completamente el lugar. 

La búsqueda en Google Earth demuestra que han hecho un excelente trabajo, aunque no pueden tomar ninguna medida para ocultar la vista de estos cementerios.

25. El secuestro del autobús escolar de Chowchilla – historias de terror reales para leer

En julio de 1976, 26 niños de entre 5 y 14 años tomaron un autobús escolar y regresaron a una casa un día después de la escuela de verano en Chowchilla, California. 

Durante el festival, un camión ligeramente dañado bloqueó el camino, y el hombre enmascarado rompió la puerta del autobús con un bozal. Los niños y su conductor fueron llevados rápidamente a una camioneta, condujeron durante 11 horas en un ambiente sofocante y finalmente se detuvieron en la cantera cerca de Livermore, a unos 160 kilómetros al norte de Jovella.

Cada rehén debe bajar la escalera desde la parte trasera del vehículo oculto. La comida es escasa y no hay ventilación. Después de 16 horas, el único adulto presente, el director Edward Ray y algunos niños mayores, tramaron un plan para apilar los colchones lo más alto posible y levantarlos de una placa de metal en el techo del camión. Excavar

historias de terror reales - el autobus
El secuestro del autobús escolar de Chowchilla-historias de terror reales

26. La carta de Albert Fish

Albert Fish es un pedófilo, un torturador (que incluye un conjunto de equipos llamados «herramientas del infierno», que incluye una cuchilla de carne), un asesino en serie, fetiche, piraña y Automutilación. Pero tiene un rasgo más despreciable que lo ha transformado de un monstruo simple en una persona peor: necesita ser feliz. Esta es una carta anónima que escribió a la madre de Grace Budd, la madre de la última víctima conocida.

Esta carta fue dirigida a «Mi querida señora Boulder», y esta es la única palabra cortés en la carta. Esta es la peor parte (es posible que desee omitir esta lectura):

El domingo 3 de junio de 1928, te llamé al 406W, calle 15. Te traje una olla de queso y fresas. Almorzamos Grace se sentó en mi regazo y me besó. Decidí comerlo. Disculpe para llevarla a la fiesta. Dijiste que sí, puedes irte. La llevé a una casa vacía en Westchester que había elegido. Cuando llegamos allí, le dije que se queda afuera. Ella coleccionaba flores silvestres. Subí las escaleras y me quité toda la ropa. Sabía que si no lo haría, lo haría sangriento.Cuando todo estuvo listo, fui a la ventana y la llamé. Luego me escondí en el armario hasta que ella estuvo en la habitación. Cuando me vio desnuda, lloró e intentaba correr escaleras abajo. La atrapé y ella dijo que le diría a su madre. Primero, la desnudo. ¿Cómo pateó, mordió y rascó? La estrangulé y la corté en pedazos pequeños para poder llevar la carne a mi habitación. Cocinar para comer. Qué dulce y tierno es su trasero en el horno. Me tomó 9 días comer todo su cuerpo. Aunque podría pensar, no la he follado. Ella murió virgen.

historias de terror reales para leer

La policía pudo rastrear el membrete que Fish envió la terrible carta, lo que condujo a su arresto. Admitió y fue ejecutado en la prisión de Sing Sing en Nueva York en 1936.