Saltar al contenido
HISTORIAS

La Pincoya

la pincoya

La leyenda comienza hablando de Huchenchula, que no es más que un compañero de Neptuno. Cabe mencionar que algunas personas en ciertas áreas de Chile llaman al emperador Millalobo.

El hecho es que Huenchula acaba de convertirse en madre. Uno de sus mayores deseos es que su esposo la deje ir a tierra firme para que pueda llevar a su hija Pincoya para que sus abuelos puedan verla.

La mujer salió del mar y llevó a su hija en brazos, que estaban cubiertos de algas. Los padres de Huenchula también querían ver a la criatura. Sin embargo, antes de que su madre retirara todas las hojas que cubrían al bebé, recordó que su esposo le había dicho que nadie podía verla.

Así que lo mantuvo cubierto durante la visita. Cuando quiso irse, les pidió a los abuelos que cuidaran a Pincoya por un momento cuando fue al bote que la llevó a tierra para sacar los regalos que les había traído.

En el instante en el que Huenchula salió de casa de sus padres, estos no resistieron la curiosidad y quitaron la última hoja que cubría a su nieta.

No creo que vaya a pasar nada, si sólo la vemos por un segundo. Mencionó el abuelo.

Pincoya era la criatura más bella que habían visto. Querían cubrirlo rápidamente, pero algo les impedía mirarlo más. Huenchula luego regresó, quien, cuando se dio cuenta de lo que había sucedido, comenzó a gritar desesperadamente.

Sin que los ancianos se dieran cuenta, poco a poco la pequeña niña se fue transformando en agua de mar totalmente cristalina. Su madre la tomó en sus brazos y se fue corriendo en dirección al mar.

Sin pensarlo dos veces, se zambulló y comenzó a nadar hasta donde estaban los dominios de su esposo. En el instante en el que llegó frente a él, su hija ya se había transformado en una adolescente.

A partir de este momento, la Pincoya es la protectora del mar. Si un barco está en problemas por cualquier motivo, calma la marea para que los marineros puedan regresar al puerto.

Sin embargo, hay momentos en que no puede controlar la ira del mar, y luego, con la ayuda de su hermana, la sirena, se lleva los cuerpos sin vida a descansar en la caleuche. Un barco mítico en el que el alma humana descansa por la eternidad.

La Pincoya - leyendas chilenas
La Pincoya – leyendas chilenas