Saltar al contenido
HISTORIAS

LA VIUDA ALEGRE

LA VIUDA ALEGRE

Martín fue al festival de la ciudad hace casi dos siglos porque sus hermanos menores habían insistido en que los acompañara. Era un hombre bastante reservado que pasaba la mayor parte del tiempo trabajando.

Llegaron al lugar de reunión y los hermanos fraternos de Martin encontraron inmediatamente a alguien con quien bailar. Mientras tanto, él estaba sentado en un rincón, esperando que terminara la celebración.

De pronto, se acercó a él una bella mujer delgada de ojos negros y cabello rizado que le dijo:

– ¿Qué haces aquí sólo?

– Yo solo vine a acompañar a mis hermanos. Las fiestas no me gustan, no soy ni buen conversador, ni mucho menos un buen bailarín.

– A mí tampoco me gusta bailar, ¿por qué no vamos afuera para charlar un rato? El ruido de la música ya no lo soporto.

Esa noche la luna estaba espléndida y el clima era bastante agradable. Los dos empezaron a conversar y luego de un par de horas se besaron.

Súbitamente, la mujer miró al cielo y mencionó:

– Ya es muy tarde, debo irme a mi casa.

– Yo te llevo. Tienes razón, no es bien visto que una mujer soltera esté fuera de su hogar cuando se aproxima la medianoche.

La mujer aceptó y los dos subieron al caballo de Martín. Sin embargo, el corcel en el momento exacto en el que la chica se subió en su lomo, relinchó de una manera como nunca lo había hecho antes.

Luego el sujeto tomó el camino que conducía al pueblo, más la dama le dijo:

– Mi casa está cerca del cementerio, por favor llevarme para allá.

– ¿Qué? Pero si en el camposanto no hay casas. Replicó Martín, aunque obedeció las instrucciones que le habían dado.

En el preciso instante en el que llegaron afuera del panteón, la mujer lanzó un alarido de terror. Hay quienes dicen que el grito fue tan fuerte que pudo escucharse hasta en el rincón más recóndito de Bolivia.

El hombre volteó hacia atrás y quedó horrorizado al notar que la dama se había transformado en un esqueleto andante.

Se trataba de la «Viuda Alegre», un ente que intenta matar de un susto a sus víctimas.

LA VIUDA ALEGRE - LEYENDAS DE BOLIVIA
LA VIUDA ALEGRE – LEYENDAS DE BOLIVIA